Tuesday, February 07, 2006

¿Es solamente la licencia del software lo que importa?

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

"The infidelities of google" escrito por Mike Moschini que participa en el proyecto Lobby4Linux es un artículo sumamente interesante. En él se describe que a pesar del promocionado uso que hace Google de Linux, su colaboración con la comunidad open source es más bien escasa. Como ejemplo y casi a modo de denuncia, enumera una serie de servicios y software brindados por la superempresa que en su mayoría funciona solamente con Windows.
Esto me dio pie para escribir una pequeña reflexión al respecto.

No soy de los que ven en un sector único de la sociedad la causa de los problemas. Esto también involucra al ámbito del software.
A pesar de las críticas que se hacen en ese artículo a Google, no es la cuestión ponerlo ahora como ejemplo del gran traidor o cosa semejante.
Tampoco me interesa - al menos en primera instancia - en que gastan su dinero los ejecutivos de Google, ni de otra empresa.

Pero si quiero cuestionar una premisa que se declara como verdadera e incuestionable.
Por estos días la Free Software Foundation está discutiendo los cambios para la nueva versión de la licencia GNU GPL.
Casi como un paréntesis, me gustaría dar mi opinión sobre las comentarios que hizo Linus Torvalds en contra del borrador de la versión 1.3.

Más allá de inclinar la balanza hacia uno u otro lado, me parece que la FSF tiene que de una buena vez aceptar que sin la existencia del kernel Linux hubiera sido muy difícil que el software libre haya llegado a dónde está hoy.

Fue Linus Torvalds, quien sirvió de catalizador para los proyectos que la FSF tenía. Por lo tanto, creo que la FSF debería consultar y escuchar lo que dice Torvalds y el equipo de desarrollo del kernel.

Volviendo al tema principal al que quiero abordar, la pregunta es: ¿Resulta tan importante la licencia que tiene un software?

Creo que obviamente es importante. Las condiciones que pretenden que se cumplan algunas licencias de software privativo están creadas con el propósito de promover el incumplimiento de las mismas.
Con eso se consigue en general tres efectos:
  1. La empresa desarrolladora pierde parte de las ganancias gracias a las copias prohibidas de software.
  2. Pero por otro lado se obtiene una enorme base de usuarios que son los vehículos para promocionar ese software e imponerlo como estándar de facto.
  3. Que las empresas usuarias que no cumplan los términos de las licencias se vean amenazadas constantemente por persecuciones legales de la empresa desarrolladora.
Pero no es la cuestión aquí hablar acerca de las licencias privativas.

Tomemos el caso de la vieja disyuntiva: ¿Qué es mejor la licencia BSD o la licencia GPL?

Con la licencia BSD se puede hacer prácticamente cualquier cosa, incluso cerrar el software. Con la licencia GNU GPL se garantiza que todas las obras derivadas permanezcan libres.

El sentido común parece indicar que la licencia GNU GPL sea mejor que la licencia BSD. Probablemente lo sea. Creo que en la mayoría de los escenarios sea así.

Pero garantizar la perpetuidad de la libertad del software, no garantiza la perpetuidad de la libertad que los usuarios tengan para elegir su software. Es más, no garantiza ninguna libertad por sí misma.

Y justamente Google funciona como un ejemplo extraordinario. ¿Cómo es posible que una empresa que comenzó desde muy abajo, no haya creado versiones para Linux de sus principales aplicaciones?

Es decir se puede edificar una empresa sobre software libre para hacer cosas totalmente en contra de los intereses de los usuarios.

El punto en cuestión es: ¿Quién está haciendo aportes reales para que el software libre sea sustentable en el tiempo?

Es decir, algunos critican a la licencia BSD por su naturaleza parasítica: "Tomo algo y no doy nada a cambio" (lo cual no es cierto, sino más bien es que "Tomo algo y no estoy obligado a dar algo a cambio" diferencia sutil pero importante.

Sin embargo me pregunto si muchas empresas que hoy corren hacia el FOSS no tienen una conducta parasítica, independientemente de si liberen el código bajo una licencia GNU GPL o no.

Quizás, el lector está esperando que de una solución completa a estos problemas. Lamento desilusionarlo. La cuestión es bastante más compleja de lo que aparenta.

Pero no es una cuestión de licencias.

Tampoco es una cuestión de esperar a que el imperio de Redmond se caiga. Obviamente que no estoy a favor del imperio. Pero las caídas de los imperios muchas veces no son felices. Hay muchos inocentes que salen perjudicados en el proceso.

Por otro lado, ¿a quién le importa reemplazar un monopolio por otro? Los aliados están esperando su día "D" para desembarcar en Normandía. Pero es sumamente peligroso ya que eso podría conducir a una guerra fría de partes triunfantes, y a que inevitablemente los vencedores no se conformarían en compartir su liderazgo y una de las partes instituiría un nuevo imperio. Quizá en muchos aspectos más perverso como el anterior.

Lo importante es entender que la libertad tiene que centrarse alrededor de las personas, no del software. Por supuesto que una licencia es un instrumento que puede hacer posible la mayor libertad de los usuarios. Pero me pregunto si el instrumento no se ha vuelto más importante que el sujeto.

Sergio Belkin

1 Comments:

Blogger Mega said...

Muy buen posteo! Lo mas importante es la gente y que estas entiendan al software libre.
Sin embargo, creo que no hay que prejuzgar a Google, es obvio que, como empresa capitalista que es, sus intereses estan sobre muchas cosas, pero estoy casi seguro que dentro de esta empresa hay gente que sabe muy bien que el software libre es la base de todo lo que poseen. Estan siendo MUY precavidos con todos sus movimientos "libres". Pero estos existen, como el google summer of code o la version interna de ubuntu que usan o su apoyo al jabber, al openOffice y algunas otras cositas.

10:33 AM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home