Sunday, October 02, 2005

Por que renuncio a ser socio de Solar

Por que renuncio a ser socio de Solar

Control, Control y más control


“Then you've discovered...

what you thought was freedom was just greed”1
U2, Gone- POP (1997)

Las personas adhieren a la implementación del software libre por diversas causas:
  • Filosóficas
  • Económicas
  • Pragmáticas
  • Ambiciones personales
  • Espirituales
El hecho de encontrar al software libre u open source tan atractivo, hace que muchos queden profundamente impresionados por sus principios, postulados y objetivos. Sin embargo, cuando esto no es acompañado por un análisis que intente ser objetivo y racional puede ser bastante negativo.
Hoy, es posible que muchos crean que el FOSS (Free & Open Source Software) haya evolucionado en nuestro país. Yo lamento disentir con esa suposición. Los avances que se han logrado han sido en muchos casos producto del progreso incontenible de Linux en el mundo, y de aplicaciones específicas tales como OpenOffice.org y Firefox.
No alcanza con haber creado una organización con alcance nacional como SOLAR.
Y a pesar de que algunos se molesten, tampoco alcanza con la existencia de distribuciones realizadas por argentinos.
Hoy el FOSS en Argentina enfrenta dos problemas:
  • La sustentabilidad económica.
  • El peligro de que un oligopolio CONTROLE el desarrollo y avance del software libre.
Los peligros que corre la comunidad FOSS

Las cosas que se pueden obtener si más actores independientes no expresan su voz, son que se consoliden estructuras clientelistas y controladas por caudillos. Y esto supone un obstáculo no solamente al sano desarrollo del software libre, sino a la evolución comercial del mismo, a la sustentabilidad a largo plazo. Tal como hoy están las cosas, la única manera que software libre sobreviva en nuestro país es que termine siendo controlado por un oligopolio. Lo cual es una penosa contradicción cuando uno de las cuestiones que intenta desembarazarse el software libre es de uno de los monopolios más poderosos de la actualidad.
Es un gran error por ejemplo, intentar crear y/o sostener alguna organización que obligue de facto a que todos los proyectos converjan en ella.
Tampoco traerá beneficios fortalecer económicamente a una institución de alcance nacional si no está acompañado de otras acciones. ¿Para qué? El peligro de eso es que esa institución monopolice el manejo del dinero para los proyectos. Y los proyectos Open Source no crecen de esa manera.
Eso sería como crear un estado estalinista fuerte, oligárquico, con miembros empobrecidos.
Equivocado o no, he intentado mantener una línea de coherencia, de manera que lo que se puede leer aquí, no sorprenderá a quienes quieran rastrear mis mails en las listas de Organizarnos, Solar-Gral, Solar-Socios, etc.

¿Por qué fui socio fundador de Solar entonces?

  • Creía que era una manera de combatir la existencia de estructuras de elite en la comunidad de Linux local.
  • Estaba pasando por una situación en mi vida en la que luego de haber formado parte de doce años de una organización, buscaba de alguna manera llenar ese vacío (esto fue un error de mi parte).
No obstante, mi asociación nunca fue un cheque en blanco. De hecho, aun formando parte de la comisión directiva, he manifestado mi desacuerdo en diferentes oportunidades tanto de manera pública como privada.
Dos errores que creo que cometimos los que fundamos Solar son:
  • Haber definido los principios demasiado tardíamente, esto hacía que las personas no supieran (o no sepan) exactamente a qué se están asociando.
El detonante final que me lleva a renunciar a Solar ver que la dirección que ha adoptado la organización no la comparto prácticamente en su totalidad. Esto no quiere decir que se hayan realizado cosas valiosas. Quiero destacar por ejemplo a:
  • El esfuerzo realizado por el equipo de Inet.
  • El trabajo realizado por el equipo que hizo el CD para Educ.ar
  • El grupo que da cursos a chicos sordos.
Sin embargo, tal como lo dije tantas veces, es el software libre lo que me interesa antes de Solar. Por otro lado mis opiniones han cambiado bastante desde unos años a esta parte. Como dije alguna vez: mi relación adolescente con el software libre ya terminó, con 32 años no estoy para eso. En esto creo:
  • Creo que el software libre es la mejor opción a utilizar en la informática.
  • Creo que el software privativo es perjudicial. ¿Pero qué tipo de perjuicio causa? Bastante parecido al que ejerce cualquiera de nosotros cuando no comparte algo que podría beneficiar al prójimo. ¿Alguien de nosotros puede jactarse de no haber cometido tales actos, que no los comete, o que no los hará en el futuro?
  • Estoy a favor del software libre, pero no solamente de acuerdo a las 4 condiciones enunciada por la Free Software Foundation. Creo además, que el software libre tiene que ser ACCESIBLE. La libertad sin fácil acceso es igual que una democracia que permite votar pero impide alimentarse, educarse, formarse, tener momentos de esparcimiento.
No creo que se pueda juzgar la calidad moral de una persona de acuerdo a si usa o no software libre. Esto no mi impide que mi deseo sea que dicho individuo lo use.
Pretender que en la actualidad se use 100% software libre esta más bien emparentado con una creencia cuasi religiosa que no comparto. Además, esto conduce a un espiral de discusiones interminables. ¿Por ejemplo qué hacemos con el software del BIOS o de otros aparatos que usamos diariamente y no usan software libre?

Es injusto culpar a una persona por usar software privativo. La persona que usa software privativo muchísimas veces no sabe los perjuicios que causa dicho uso. Otras veces el uso de software privativo equivale a mantener el empleo, cumplir las obligaciones fiscales, etc. Por supuesto, me parece bueno que una persona se juegue por sus ideales. De hecho mis creencias me llaman a eso. Pero ese tipo de decisiones deben ser tomadas sin presiones externas, de manera racional, y sin que lleve a que personas inocentes se vean afectadas.

Además, a veces se le da una dimensión al problema del software privativo exagerada. La injusticia existía en el mundo aun antes de crearse al ábaco.

Por otro lado, el hecho de que un software sea privativo no es responsabilidad primaria de quien lo USA, sino del TITULAR del copyright.

Reitero por si no quedó claro, esto no quiere decir que no esté a favor de la difusión del software libre. De hecho tanto en mi vida particular como profesional he tratado siempre de usarlo. La cantidad de software no libre que empleo se acerca casi a la nulidad.

Además, Solar ya de hace tiempo ha decidido – a pesar de las constantes desmentidas – identificarse por completo con Ututo. Un proyecto que respeto, pero del que muchos entenderán al leer lo expuesto más arriba que no comparto, ni del que tampoco quiero verme vinculado. ¿Por qué no quiero verme vinculado preguntará alguien? Insistiendo. Bueno, la misma pregunta me podrían hacer el equipo de otra distribución o de cualquier organización formal o de hecho que exista en el mundo. Sencillamente se trata de que no todo colectivo me deja bien, y que no puedo estar en varios lugares al mismo tiempo.

Por otro lado veo a la organización muy poco proclive a intentar aunque sea que su mensaje llegue a cualquier estrato de la sociedad. Es cierto que en la comunicación el receptor tiene parte de responsabilidad, así como también es misión del emisor hacerse entender.

La manera de comunicar la mayoría de las veces no afecta el mensaje. Muchos socios de Solar entendemos lo que la familia de protocolos TCP/IP intenta conseguir: que puedan comunicarse personas que usen diferente software y hardware. Es decir estamos a favor de protocolos que no afecten el mensaje. Sin embargo eso no parece suceder cuando Solar intenta comunicar su mensaje. Una persona no es progresista por usar una remera del Che, tener la barba a lo Stallman y vestirse a lo hippie. Del mismo modo una persona no es fascista por usar traje, camisa y corbata y trabajar para una multinacional.

Creo que se corre el peligro de crear un “elitismo al revés”, si es que no se ha creado ya.

¿Cuál es el peligro que enfrenta a Solar? Que predomine un pensamiento único. La uniformidad. Y que vayan quedando entonces lo que piensen de manera políticamente correcta. Se que algunos se enojarán mucho al leer esto. Antes de pedir pruebas, les pido un favor, no por mí, sino por Solar, que intenten mirar aunque sea un poco la situación desde afuera. Cuando uno está tan inmerso en su propia manera de pensar, todo lo demás le parece absurdo. Y si no se piensa que hay una conspiración detrás.

No me interesan las luchas de poder. Ni dentro, ni fuera de Solar. Y una de las cosas que más me hace tomar la decisión de abandonar Solar, es la creencia que tienen muchos socios de justicia propia, de creer que de este lado estamos los buenos. Es decir, si de este lado estamos los buenos, inevitablemente afuera están los malos. Creo que todo lo que parta de la suposición de que uno es “bueno” tiene un mal final.

Estoy a favor del software libre y esa posición es anterior a la creación de Solar. Pero el software libre no trae la libertad. Es más bien al revés. Esta es una despedida de Solar, no del software libre. No haré una lista ahora ni de buenos ni de malos, sería contradictorio.

La relación con muchos seguirá de manera natural, como también se daba antes de la creación de la organización. Para finalizar y ayudarme a expresar agrego la letra traducida del tema “Like A Song” de U2.

Apelo a la inteligencia de los lectores para interpretarla:

Como una canción (U2, 1983)
Como una canción que tengo que cantar
Canto para vos.
Como las palabras que tengo para decirte
Las digo para vos.

Y con cuero, cadenas y cadenas marcamos lo que es lo nuestro
Revolución una vez más
Yo no la haré, No la haré pública.
Puedo verla a través de esta expresión y sabés que no creo.
Demasiado viejo para que me digan, exactamente ¿Quién sos?
Esta noche, mañana es demasiado tarde.

Y amamos llevar una insignia, un uniforme
Y amamos hacer flamear nuestra bandera
Pero no dejaré que otros vivan en el infierno
En tanto nos dividimos contra nosotros
Y nos peleamos entre nosotros mismos
Demasiado rígidos en nuestros caminos para intentar cambiar
Demasiado correcto para estar equivocado, en esta canción de rebeldía
Deja que las campanas suenen fuerte
Deja que las campanas suenen fuerte
¿No quedó nada?
No hay, ¿No hay nada?
¿No quedó nada?
No hay, ¿No hay nada?
¿Es franqueza lo que querés?

Una generación sin nombre, desgarrada y dividida
Nada para ganar, nada para perder
Nada de nada
Y si no te podés ayudar a vos mismo
Bueno echa una mirada alrededor de vos
Cuando otros necesitan tu tiempo
Decís que es tiempo para ir... que es tu tiempo.
Palabras de enojo no detendrán la pelea.
Dos equivocaciones no la corregirán.
Un nuevo corazón es lo que necesito.
Oh, Dios hacelo sangrar.
¿No quedó nada?.

1 Entonces descubriste que lo que creías que era libertad, era solamente codicia


Sergio Belkin, octubre 2005

3 Comments:

Blogger HPortela said...

No sabía que habías renunciado. Saludos

4:50 PM  
Blogger M said...

Sergio, soy Martín Lima "el de los cursos para chicos sordos" solamente quería darte las gracias por mencionar mi modesta colaboración al SL y decirte que muchos lamentamos tu renuncia.
Saludos y mucha suerte

8:30 AM  
Blogger Gerardo Díaz said...

hoy estuve hablando del tema tu alejamiento con otros solarenses, después de la asamblea en cafelug.

diría que el sentir general es de perplejidad y malestar

la verdad no logro entender el porqué de tu actitud, sobre todo cuando creo te consta que solar apoya todos los proyectos a traves de sus socios

y creo lo hemos hablado

donde quedaron los sueños de diversidad, etc etc?

en fin, pienso que te equivocas pero quien puede asegurarlo?

al fin y al cabo, si acertando aprendemos a hacer cosas, es errando que aprendemos a valorar las que hacemos bien

o sea, todo suma :-)

un abrazo Sergio!

6:20 PM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home